Despedida de soltera y vinos (y copas) en Valladolid

Desde que nuestra amiga Mercedes, de Mer.my, nos aconsejó con todo lujo de detalles cómo tapear y salir por Valladolid, moríamos de ganas por visitar la ciudad. Y qué mejor excusa que de viaje de despedida de soltera. Le tocó a nuestra gran Crisu. MENUDO ACIERTO

Valladolid es un GRAN DESTINO para celebrar una despedida, testado y confirmado. Razones evidentes: sus vinos, sus pinchos, sus bares de copas desde el medio día y sus divertidos pubs nocturnos con temazos. Además, en nuestro caso, está a una hora y media en coche desde Madrid o a 50 minutos en AVE. Y eso suma muchos puntos. 

En contra: después de una búsqueda exhaustiva no encontramos ningún apartamento de alquiler para dormir todas juntas y poder tomarnos una copilla mientras nos secamos el pelo antes de salir. Muy de nuestro grupo. Así que la opción es hotel, que es más incómoda, porque al final te mueves por el pasillo como si fuese privado y te paseas de habitación en habitación a medio vestir o como surja (porque te sigues creyendo que sois las únicas que estáis durmiendo ahí). Así que, hacemos un llamamiento útil para la humanidad: señores pucelanos con casa mona por el centro que quieran alquilar por fines de semana, póngala en AirBnb. Se lo agradecerán mucho.

Nuestra opción este fin de semana fue el Hotel Silken Juan de Austria, con buen desayuno para comenzar el día. Está muy bien y el personal muy amable. Supuestamente está en el centro, y lo estará, pero se sitúa a unos dos kilómetros de la catedral, con lo que con tacones como que no apetece llegar con los pies destrozados, y dependes de taxis (nada, algo más de 5 euros, pero ya hay que coger un taxi cada vez que sales del hotel). Y, consejo súper provechoso y a tener en cuenta: la mejor opción para reservar las habitaciones, en este caso, fue a través de Agoda. Esta web casi siempre es mucho más barata que Booking. Merece mucho la pena (y para quien viaje, más, sobre todo si es por Asia. Verdad verdadera). 

Para Crisu preparemos un kit de supervivencia a medida de sus gustos y con útiles para el fin de semana. Aunque viajamos con la novia, nos las agenciamos para dejar los kits encima de las camas del hotel y que se los encontrara nada más entrar. Un detallazo muy bonito (creo, ja).

KIT SUPERVIVENCIA DESPEDIDA DE SOLTERA VALLADOLID FLAMENCO FLAMINGO PARTYCOLARE
KIT SUPERVIVENCIA DESPEDIDA DE SOLTERA PARTYCOLARE VALLADOLID
KIT SUPERVIVENCIA DESPEDIDA DE SOLTERA PARTYCOLARE VALLADOLID 2
KIT SUPERVIVENCIA DESPEDIDA DE SOLTERA PARTYCOLARE VALLADOLID 3

En el interior de la caja, metimos un Pasaporte PARTYCOLARE que había que ir sellando en todos los bares en los que nos tomábamos unos vinos. Además, incluía un listado con todos los pinchos recomendados por nuestra amiga Mercedes y Cris (¡mil gracias por vuestra ayuda!) de los vinos no hay ni qué comentar.... Tomad nota:

  • El Corcho (c/ Correos, 2), imprescindible probar su croqueta de jamón y su tajada de bacalao.
  • La Tasquita (c/ Caridad, 2), espectacular su pincho de solomillo al roquefort y el tartar a la pimienta. Imposible elegir sólo uno.
  • Villa Paramesa (c/ Calixto Fernández de la Torre, 5), hay que probar su pincho ganador ‘K1' (ceviche de sardina, alga kombu y ajo negro) de 2014, la tortilla de patatas en cazuelita individual y su hamburguesita.

Y otros que nos recomendaron que no nos dio tiempo a catar (claro, como repetimos La Tasquita... es lo que tiene):

  • Jero (c/ Correos, 11).
  • Triana (c/ Dulzainero Ángel Velasco, 1).
  • Los Zagales (c/ de la Pasión, 13).
pinchos Valladolid Villa Paramesa

Además, incluía una chapa gigante que nos identificaba como de la despedida de soltera (nosotras nada de ordinarieces, of course, que para eso nació PARTYCOLARE), un flamingo posavasos y unas pulseras reflectantes para que por la noche nadie se perdiera y un Kit Kat como recena o para reponer el azúcar en cualquier momento. Y triunfamos. Sobre todo con el flamenco...

El sábado hicimos el mejor plan del mundo mundial: cata de vinos y picoteo (vamos, una comilona en toda regla) en Señorita Malauva (c/ Arribas, 2. Muy cerca de la Catedral). No es que sea recomendable la enoteca... ¡es IMPRESCINDIBLE! Nos prepararon una cata espectacular, con juego incluido, y diferentes vinos sin alcohol para las embarazadas. Como platos preparan varias exquisiteces de la tienda, porque no se trata de un bar, sino que es una vinoteca que realiza catas a pequeños grupos: tabla de mil millones de quesos de la comarca (todos para querer repetir. ¡Qué ricos!), cecina, ensalada de anchoas y ventresca de atún, tartar y perdiz escabechada para las embarazadas... y de postre una tarta de chocolate de lágrima que casi ni probamos porque estábamos llenas. Todo delicioso (y por 30 euros persona): se prueban buenos vinos con explicación incluida y los platos están riquísimos.

SEÑORITA MALA UVA VALLADOLID DESPEDIDA DE SOLTERA KIT SUPERVIVENCIA PARTYCOLARE
VINOS VALLADOLID SEÑORITA MALAUVA DESPEDIDA DE SOLTERA KIT SUPERVIVENCIA PARTYCOLARE

Desde medio día hay plan en Valladolid. Muy aconsejable la plaza de Coca -en realidad se llama plaza Marí y Monsó- y sus bares con buen ambiente, sobre Caruso siempre lleno y divertidísimo. Más entrada la noche, y después de reponer energías con un pincho en cualquier taberna cercana, se debe ir a la zona del Molly Malone, un irlandés con temazos, y los demás bares de la plaza (muy cercana a la de Coca): Juanita Calamidad, Siroco.... Eso sí, hay ambientazo los sábados... lo viernes ni Perry (Mason).

kit supervivencia flamenco flamingo despedida de soltera valladolid

Como disfraces, a Crisu la vestimos de bailarina gordi y sesi y de cangrejo, porque le fascina-obsesionada-se-alimentaría-a-base-de paté de cangrejo.

Otra idea molona, por cierto, es contratar una charanga. Vimos a otra despedida que la llevaban y estuvimos a punto de unirnos.. ¡qué planazo!!

Conclusión: VALLADOLID ES DESTINO TOP Y PUNTO. Presupuesto final, con todo incluido (también transporte), 200 y poco euros. Esperemos que esto no lo lea la novia... ¡viva la novia!