Cómo decirle a tus amigos que serán testigos de tu boda

En una boda -ya sea civil o religiosa- es obligatorio que, mínimo, dos testigos confirmen que ese matrimonio se celebra de forma libre y voluntaria. Así lo establece la legislación española. No hay, por tanto, un número límite, pero sí un requisito: deben ser mayores de edad. Luego, durante la ceremonia podrán firmar tantos testigos como deseen los contrayentes, aunque hay que tener en cuenta el tamaño del templo. Estos serán personas muy cercanas a ellos, generalmente amigos íntimos o hermanos, primos, tíos..., aunque para el otorgo no está permitido que firmen familiares.

La tradición establece que los testigos e invitados del novio se sitúen en los bancos de la derecha (mirando hacia el altar) y los de la novia a la izquierda.

En cuanto al dress code, deberán seguir el marcado por los novios. Es decir, si el novio va de chaqué, sus testigos deberán vestir con el mismo traje de ceremonia. Ellas tendrán en cuenta el largo del vestido (cortos para bodas de mañana y posibilidad de largos en las tarde) y los tocados, que se deben llevar preferiblemente en bodas de mañana, sobre todo los más espectaculares y voluminosos, y no se deben quitar al menos hasta el final del convite.

Firmar como testigo de la boda es un gesto muy especial, que sólo lo realizan unos pocos elegidos. Los más íntimos. Por eso el anuncio debe estar a la altura. Para sorprender a  los testigos, hemos diseñado unas postales que esconden mensajes secretos...

El proceso es muy sencillo. Primero se escribe el mensaje secreto y se cubre con una pegatina rasca y gana. Después se escribe la postal y se franquea debidamente. Lista para enviar por correo, que las cartas siguen haciendo más ilusión que los emails. Cuando el destinatario la recibe, si se quiere enterar del mensaje oculto tendrá que rascar con una moneda la pegatina gris. Así no lo lee ni el cartero...

Estas postales con truco (de magia) también sirven para anunciar la boda a una amiga que vive lejos (o para impresionar a una que viva en la misma ciudad), como invitaciones de cumpleaños, para comunicar de una forma muy especial un embarazo... La imaginación no tiene límites. Los detalles de PARTYCOLARE, tampoco.

De venta a través de nuestra web y disponibles en cuatro diseños diferentes, en paquetes de cinco unidades (en cinco) colores, por 12,95 euros.