El 'baby shower' de Jaime

Sin fiestas no hay alegría. Comenzamos organizando despedidas de soltera, por necesidad vital y decoro. Esas novias se casan (aquí es cuando nos contratan para preparar sus kits de supervivencia individuales, los KIT&MARRY) y tienen niños. Y, si encima son de las rápidas, ¡ya van por el segundo! Así que el otro día organizamos un baby shower para el bebé y la madre, una de nuestras mejores amigas, Fati.

Con su marido como compinche, nos colamos en su casa y organizamos una gran merendola -¡qué mítica palabra de patio de colegio!- para sorprenderla. Ana, una auténtica cocinillas(.es), fue la jefa de cocina. Ella sola preparó una merienda para 17. Tabla de quesos -brie, parmesano, curado...- con cebolla caramelizada y mermeladas varias, piruletas saladas, brochetas de tomatito cherry, mini mozzarella y pesto; aperitivos de atún y maíz, diferentes patés y encurtidos y frutos secos como bocados salados. En cuanto al dulce, elaboró unas cup cakes de carrot cake de llorar y unos pequeños brownies, que le dio el toque yanki final. 

Todo riquisisisimo. Y como la embarazada sólo es una, el resto podíamos tomar alguna copilla. Por eso el  baby shower de Jaime estaba lleno de detalles infantiles y otros no tanto, como las botellas de ginebra o algún vino.

Además de los regalitos que compramos para el bebé, diseñamos unos espejos para el baby shower de Jaime, para que todas las amigas nos acordásemos del día cada vez que abriésemos el neceser, y unas bengalas.

¿Qué os parecen estos nuevos detalles personalizados a juego con el menaje efímero que compramos para la fiesta? Próximamente, el baby shower de Inés.