Invitaciones de boda clásicas

Las originalidades en invitaciones de boda deberían estar vetadas. Por sentido del gusto. Una invitación de boda debe seguir los cánones clásicos de belleza, como hacía Miguel Ángel. Si es sencillo: estructura de texto tradicional, letra inglesa o redondita y sobre, a ser posible, con solapa de cierre de pico, que es más elegante. Se innovará en el forro del sobre, que sí admite licencias, o en el tono de la caligrafía. Pero la estructura e imagen tiene que ser la clásica. 

¡Colecciono invitaciones todas las invitaciones de mis amigas! En la foto sólo salen algunas...

Comencemos con el texto. Ésta es la fórmula tradicional e infalible

  1. En la esquina superior izquierda, los nombres de los padres de ella.
  2. En la esquina superior derecha, los padres de él.
  3. En el centro de la invitación: (los padres) "Participan el matrimonio de sus hijos"
  4. A continuación, los nombres de los novios en un cuerpo de letra superior, que son los protagonistas del evento. Primero el de ella y después el de él.
  5. "y tienen el gusto de invitarles a la ceremonia religiosa que se celebrará (D.m.) [Dios mediante] el sábado [días de la semana y meses siempre con minúscula, que no estamos escribiendo en ingles] XX de XX, a la una de la tarde en la iglesia de XX y a la comida que tendrá lugar a continuación en XX".
  6. En la esquina inferior izquierda, la dirección de soltera (casa de los padres) de la novia. Y un teléfono de contacto, que hoy el día es el móvil personal de ella.
  7. En la derecha, la dirección y teléfono del novio.
  8. Y, en medio, las siglas S.R.C (se ruega confirmación) y la ciudad y el año.

Como la invitación de mi amiga Carmen.

(El cutrerío de los post it es porque no quiero estropear la invitación. Conservo las de todas mis amigas).

Fijaos en un gran gran detalle. "Participan el matrimonio de sus hijos". Suena quizás raro, porque la mayoría cree que es "Participan Del matrimonio. Pero lo correcto es escribirlo sin preposición, porque no es complemento directo. Aquí lo explica mi amiga, en su blog de Ortografía, Gramática para Carmencita, que escribe junto al Académico. Éste es uno de los grandes detalles a tener en cuenta.

Una vez aclarado el contenido, pasemos al continente.

Con las ideas claras y sin desear muchas pretensiones, cualquier reprografía imprime unas invitaciones económicas. Para conseguir unas invitaciones espectaculares, habrá que encontrar a empresas que se dediquen a este quehacer. Como sugerencias, recomendamos estas tres por diferentes motivos:

MICRAPELBODAS, por su buen gusto. 

Las sevillanas (aunque ofrecen servicio en Madrid y en todo el país a gracias a su venta on line) de Micrapel diseñan unas invitaciones de boda de enmarcar. Sobres decorados con forros espectaculares, con acuarelas propias... Atención también a sus meseros, misales o tarjetas de agradecimiento. Precioso todo.

FOTO: MicrapelBodas.

FOTO: MicrapelBodas.

FUNDACIÓN PARDO VALCARCEL, por su fin social.

A través de su FundaShop, se pueden encargar elegantes invitaciones de boda que dejan un poso solidario, porque en su elaboración participan personas con discapacidad intelectual que son unos verdaderos artistas.

Como detalle para toda la vida, fabrican unas bandejas con la invitación. 

 

PAPEL Y GATO, por elegancia y precio. 

Sandra (info@papelygato.com), arquitecta, le hizo las invitaciones de la última boda a la que he ido, la de Carmen y Santi. La novia sólo habla maravillas de la chica que le hizo las invitaciones. Según cuenta, ofrece unos presupuestos estupendos. Y, en el precio, está incluido su esmerado servicio de caligrafía.

Las invitaciones de Carmen y Santi.

Como siempre, éstas son nuestras ideas, pero buscamos más. ¿Quién recomienda alguna otra empresa de invitaciones de boda?